Usuario registrado

Usuario: 

Clave: 

 

 

Información Cátedras dadas de alta

<atras

 

Carrera Abogacía

 
Departamento: Derecho Penal y Criminología
Asignatura: Elementos de Derecho Penal y Procesal Penal
Catedra: Luis Fernando Niño

Editorial

I. Cumplo en satisfacer el requisito de redactar esta editorial, mediante la cual presento la Cátedra de la que soy titular, celebrando que se le otorgue esa denominación, pues coincide con uno de los sentidos que el Diccionario de la Lengua Española reserva al verbo editar: publicar un mapa, por medio de la imprenta u otro procedimiento.

En ese entendimiento escribo estas líneas; me limitaré a plasmar en ellas un mapa, vale decir un plano o proyección del propósito inicial de esta nueva unidad académica, que permita a los alumnos conocer las líneas directrices que guiarán nuestro recorrido por los contenidos de la asignatura “Elementos de Derecho Penal y Procesal Penal”, en el ámbito universitario que nos es común. Cabe consignar, en primer lugar, que el camino a recorrer tendrá como norte el afianzamiento de las convicciones democráticas de quienes compongan este colectivo, y como brújula la Constitución Nacional y los Tratados que componen el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y que complementan los derechos y garantías de la primera parte de aquella magna Carta.

En consecuencia, toda la actividad docente a desarrollar tendrá una orientación político-criminal personalista. Esto significa que el ser humano, la persona real, con su individualidad, su alteridad, su capacidad de comunicación y su ámbito de autodeterminación, tal como acertó a definirla el ilustre filósofo salmantino Juan de Sahagún Lucas Hernández ha de configurar, por irrestricto apego a las normas supremas que acabo de señalar, el sujeto central en nuestro horizonte de proyección antropológico y social, al abordar los diversos tópicos integrantes de las disciplinas reunidas bajo el epígrafe.

II. He de consignar, en segundo término, que un cuarto de siglo atrás fui de los pocos docentes regulares –en aquel entonces, Jefe de Trabajos Prácticos por concurso y Adjunto interino- que, en las reuniones celebradas sobre el particular, en el seno del Departamento de Derecho Penal y Criminología, se manifestó contrario a la idea de sacrificar todo un cuatrimestre de enseñanza y aprendizaje de las ciencias penales, en procura de amalgamar los elementos de las clásicas materias Derecho Penal I y II y Derecho Procesal I en una heterogénea disciplina anual. Estimé en aquel entonces –y mi postura no ha variado con los años- que el cercenamiento de una tercera parte del periodo lectivo anteriormente acordado para el dictado global de aquellas tres asignaturas en el Ciclo Profesional Común (CPC), no se compensaba con la existencia de dos materias meramente optativas - Régimen del Proceso Penal y Teoría del Delito y Sistema de la Pena- en el Ciclo Profesional Orientado (CPO).

Frente a esa objeción, hubo de contraargumentarse desde entonces que esas dos materias son obligatorias para quienes escojan la orientación en Derecho Penal; sin repararse en el hecho de que, en nuestro medio, el título de abogado expedido por cualquiera de las universidades nacionales, provinciales o privadas reconocidas por el Estado nacional habilita para la actuación profesional en cualquier rubro (arts. 26 y concordantes de la Ley 24521 y art. 2°, inciso ‘a’ y concordantes de la Ley 23187). Luego, el primer obstáculo a salvar por los docentes que impartan el curso y por los alumnos que a él asisten radica en la obtención por estos últimos de conocimientos elementales de las tres disciplinas en los ocho meses de duración de su dictado. III. Soy consciente de que la limitación temporal referida suele conducir a los titulares de cátedra, adjuntos y jefes de trabajos prácticos a brindar preferencia a uno u otro de los virtuales módulos componentes de la asignatura así definida, tendencia que suele coincidir con las propias apetencias, habitualmente explicitadas en su actividad como hombres de doctrina y publicistas.

No sucederá eso en mi caso ni en el de los docentes integrantes de esta unidad académica. A partir de la consabida decisión de las autoridades respectivas en torno al diseño de esta última, es obligatorio proporcionar los contenidos elementales de los tres segmentos fusionados, sin que el acento en uno de ellos resienta la pertinente enseñanza de los restantes, y en tal sentido operarán las diferentes comisiones.

Ello no empece a que corresponda adjudicar singulares cuidados a las lecciones relativas a las Teorías del Delito y de la Pena, por razones que pueden parecer obvias pero que vale la pena señalar aquí: aunque toda la enseñanza de la materia habrá de ser forzosamente elemental, será esencial que profesores y cursantes se esmeren en la consolidación del conocimiento de la estructura teórica del delito y de la pena, para ver facilitada la marcha al encarar las expresiones concretas de uno y otra, cifrados en la Parte Especial y la legislación complementaria del Código Penal.

El estudio de la Parte General deberá estar presidido por el de los principios delimitadores de la potencia punitiva del Estado, con especial realce de los tres basilares del Derecho Penal liberal en el marco de un Estado de Derecho democrático y social -legalidad, lesividad u ofensividad y culpabilidad- sin descuidar otros, de máxima importancia e indiscutible jerarquía normativa, como el de buena fe y pro homine, instrumento hermenéutico insoslayable en la interpretación de los tratados internacionales de Derechos Humanos componentes del bloque de constitucionalidad (art. 75 inciso 22).

Como lógico correlato, el análisis de las figuras legales y las penas en particular habrá de responder al carácter de subsidiariedad y ultima ratio de esta rama del Derecho, ordenación en la que deberá recibir una observación escrupulosa el bien jurídico afectado en cada supuesto de hecho legal a examinar, con el invariable asidero de la normativa suprema encabezada por la Constitución Nacional.

Será, en consecuencia, un análisis consciente del marco político-criminal en que esos tipos legales y escalas penales adquirieron y adquieren vigencia y un análisis crítico de su adecuación a los estándares constitucionales y convencionales.

 Paralelamente, el estudio de las unidades consagradas al Derecho Procesal Penal deberá brindarse especial atención a los temas agrupados bajo el epígrafe “Garantías constitucionales en el Proceso Penal”. Sin perjuicio de señalar que es el sistema acusatorio el más adecuado a las líneas maestras de la Constitución y del bloque de constitucionalidad, ha menester presentar al alumnado el derecho procesal penal vigente que, en el sistema nacional y federal continúa siendo el mixto o inquisitivo reformado (Ley 23984).

 Será labor del cuerpo docente resaltar los ángulos críticos de esa legislación y dar a conocer los lineamientos básicos de proyectos más acordes con aquellos postulados, así como de los códigos provinciales y el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 En consonancia con esta visión, será auspicioso que el alumnado consiga entrenarse en técnicas de litigación adversarial, sin que ello implique que, siempre en el plano elemental que la asignatura y su limitación temporal permiten, deban conocer las instituciones y procedimientos del código vigente en el sistema nacional y federal, desde la visión crítica apuntada precedentemente, así como las contempladas en los ordenamientos más acordes al sistema acusatorio puro, y afines a la concreción de dichas técnicas de argumentación jurídica.

 IV. Esta unidad académica se verá fortalecida en su dimensión y favorecida en su proyección si logramos convertirla en una comunidad educativa abierta a cuanto sucede en el sector de la realidad que constituye nuestro objeto de estudio, dispuesta a examinarlo con espíritu crítico y a generar, a través de investigaciones de campo debidamente fundadas y seriamente concretadas, la información y comunicación de conclusiones tendentes a la progresiva superación de los factores negativos más intolerables del sistema penal actual, tales como la burocratización, la sectorización funcional y la selectividad en el funcionamiento de las agencias de control social formal, así como la corrupción y la violencia extrasistemática detectables en el seno de las mismas. Con tal objetivo, se propiciará la creación de grupos de trabajo y la realización de cursos y seminarios, a desarrollarse en forma paralela al curso correspondiente al Ciclo Profesional Común, en el que será especialmente auspiciado y valorado el aporte de aquellos Jefes de Trabajos Prácticos y Ayudantes de ambas categorías que no se encuentren asignados a la labor de las comisiones ordinarias de la Cátedra.

 En suma, la tarea será ardua pero indudablemente provechosa para todos, profesores, ayudantes y alumnos; vale repetir aquí una célebre frase de Séneca, extraída de sus Epístolas Morales a Lucilio: docendo discimus (al enseñar, aprendemos).

 Luis Fernando Niño

Profesor Titular



Docentes de la Cátedra

Profesor Titular: NIÑO, LUIS FERNANDO

Profesor Adjunto: CAAMAÑO, CRISTINA
Profesor Adjunto: CRUZ, CARLOS ALBERTO
Profesor Adjunto: HARFUCH, ANDRES
Profesor Adjunto: HERBEL, GUSTAVO ADRIÁN
Profesor Adjunto: LANGEVIN, JULIÁN HORACIO
Profesor Adjunto: LAUFER, PABLO GUSTAVO
Profesor Adjunto: MOROSI, GUILLERMO EDUARDO HUGO
Jefe de Trabajos Prácticos: BOTANA, MARIA FERNANDA
Jefe de Trabajos Prácticos: FARSA, PABLO CÉSAR
Jefe de Trabajos Prácticos: HIGA, ALEJANDRO
Jefe de Trabajos Prácticos: MANZANARES, FERNANDO RODRIGO
Jefe de Trabajos Prácticos: MIÑO, LEONARDO DAVID
Jefe de Trabajos Prácticos: MONACO, MARCELO ESTEBAN
Jefe de Trabajos Prácticos: SUEIRO, CARLOS CHRISTIAN
Jefe de Trabajos Prácticos: TREBISACCE, MARIANA
Jefe de Trabajos Prácticos: VEGA, GABRIEL EDUARDO
Ayudante 1°: DOBNIEWSKI, DEBORAH
Ayudante 1°: FERNÁNDEZ OTEIZA, MARTÍN FEDERICO
Ayudante 1°: GIL BELLONI, AGUSTINA
Ayudante 2°: BELFER, MARIELA GISELLE
Ayudante 2°: CEREZOLI, CARLOS ALBERTO
Ayudante 2°: CHRISTEN, ADOLFO JAVIER
Ayudante 2°: FERRO, ALEJANDRO HECTOR
Ayudante 2°: GOBBI, GUILLERMO OSCAR
Ayudante 2°: JAKIM, IGNACIO
Ayudante 2°: JEREZ, OMAR FERNANDO
Ayudante 2°: LAZARCZUK, MARIA LUBA
Ayudante 2°: LEONE, FERNANDO
Ayudante 2°: LOPEZ, MARIO A.
Ayudante 2°: LUNA, MARÍA EUGENIA
Ayudante 2°: RAMOS, FEDERICO
Ayudante 2°: REAL, DEMIAN JOSUE
Ayudante 2°: SANTAMARIA GUGLIELMETI, VICTORIA
Ayudante 2°: SCAVINO, MARCELO
Ayudante Alumno: MAJCHZRAK, MÓNICA ALEJANDRA

Comisiones de la Cátedra:   
  Comisión 7640: Ma. y Vi. - 07.00 a 08.30 hs.
  Comisión 7641: Ma. y Vi. - 15.30 a 17.00 hs.
  Comisión 7642: Lu. y Ju. - 18.30 a 20.00 hs.
  Comisión 7760: Lu. y Ju. - 07.00 a 08.30 hs.
  Comisión 7761: Ma. y Vi. - 07.00 a 08.30 hs.
  Comisión 7762: Ma. y Vi. - 07.00 a 08.30 hs.
  Comisión 7763: Lu. y Ju. - 08.30 a 10.00 hs.
  Comisión 7764: Lu. y Ju. - 10.00 a 11.30 hs.
  Comisión 7765: Ma. y Vi. - 10.00 a 11.30 hs.
  Comisión 7766: Ma. y Vi. - 11.30 a 13.00 hs.
  Comisión 7767: Lu. y Ju. - 13.00 a 14.30 hs.
  Comisión 7768: Lu. y Ju. - 15.30 a 17.00 hs.
  Comisión 7769: Lu. y Ju. - 18.30 a 20.00 hs.
  Comisión 7770: Ma. y Vi. - 20.00 a 21.30 hs.

 

 

Facultad de Derecho - Universidad de Buenos Aires - Argentina

Pagina nueva 1